Qué agua le sienta mejor a mi cuerpo

 Nutrición, Salud  Comentarios desactivados en Qué agua le sienta mejor a mi cuerpo
Jul 292015
 

Qué agua le sienta mejor a mi cuerpo

agua mineral natural

Es la bebida envasada que más se vende y la más imprescindible. Pero, ¿lo sabemos todo sobre el agua mineral natural?

La definición académica de agua mineral natural(AMN) es la de agua que procede de los manantiales subterráneos, que tiene un origen completamente natural y que no ha estado sometida a manipulación alguna. Normalmente, más del 96% de las aguas que encontramos en el mercado es envasada, mientras que el resto de envases contienen agua de manantial –que no tiene una composición constante– o agua potable preparada. Al contrario del agua del grifo o de las aguas envasadas denominadas preparadas, del agua mineral natural sabemos su composición.

Debemos poner especial atención a las etiquetas, donde se muestra el residuo seco (RS), que es la forma oficial de medir la cantidad total de minerales que contiene. Por tanto, el AMN –que debe conservarse en un lugar oscuro, fresco y seco, alejada del suelo– tiene un valor nutritivo que va más allá de la simple hidratación. En general, podemos afirmar que una persona sana puede beber cualquier tipo de AMN. Ahora bien, un agua rica en calcio será más adecuada para niños o embarazadas y, una con hierro, para personas con anemia. Y otro dato, no hay que beber tanta agua como sea posible: más de seis litros en condiciones normales puede ser nocivo para la salud. Con dos litros de agua al día, cumplimos.

¿Tomar AMN con sodio predispone a la hipertensión?

Una de las primeras medidas para tratar la hipertensión arterial es controlar la dosis de sodio o sal de la dieta. La mayoría de aguas españolas aportan una dosis de sodio muy discreta, o sea, menos de 20 ml de sodio por litro de agua, por lo que son aptas para dietas pobres en sodio. Teniendo en cuenta que la ingesta diaria recomendada de este mineral es de un máximo de 1.500 mg, es evidente que el AMN no conlleva problemas. De hecho, el 80% de aguas minerales naturales que hay en el mercado son aptas para este tipo de dietas. Y harían falta casi tres litros de agua para alcanzar el sodio de una tostada.

MITOS POR DESTERRAR

1“EL AGUA ADELGAZA”

No es cierto. El agua es una bebida de 0 Kcal y por tanto muy adecuada para las dietas ligeras pero esto no significa que adelgace.

Recordemos que adelgazar significa disminuir la grasa del cuerpo y se consigue haciendo ejercicio y siguiendo una dieta equilibrada.

2“LA MEJOR AMN ES LA QUE TIENE UNA MINERALIZACIÓN MUY DÉBIL”

Es adecuada para personas con enfermedades cardíacas, renales, etc. Pero esto no

equivale a que sea la más adecuada para todos. Algunos minerales son esenciales para el cuerpo (y sólo se obtienen con la dieta).

3“BEBER AGUA ENTRE LAS COMIDAS ENGORDA”

Otra falsedad. Beber agua nunca engorda. El agua no aporta energía y el momento en que se toma no cambia este hecho. Además, un organismo sano tiene mecanismos para eliminar el agua que tomamos en exceso.

Plan pierde peso.

 Dietas, Nutrición  Comentarios desactivados en Plan pierde peso.
Jul 292015
 

Para perder peso lo primordial es tener claro que es algo progresivo y que las metas que nos marquemos deben ser claras y alcanzables.

Dicho esto, vale la pena recordar que no existen las llamadas dietas milagro. No hay pérdida de peso sin constancia, voluntad, sacrificio, rutina, disciplina, fuerza interior y energía. Sin estos factores (y muchas cualidades) no es posible conseguir unos hábitos saludables y mantenerlos en el tiempo.

Además de la  alimentación, una buena dieta siempre va asociada a un mayor consumo de líquidos y a más actividad física.

La propuesta de menú que presento es apta para personas que necesitan perder de tres a cinco kilos en poco tiempo y funciona tras excesos (vacaciones o Navidades) o bien antes de una boda, fiesta o compromiso social, etc. Pero recuerda que todas las dietas de adelgazamiento deberían estar adaptadas a cada persona en función de su edad y de sus condiciones físicas, y siempre bajo supervisión de un médico o de un nutricionista.